1. Lo primero encendemos el horno a 100º y seguido en un bol grande,separamos las claras de las yemas.  Comenzamos a batir las claras con la batidora de varillas a velocidad media y cuando empiece a espumar, vamos echando la mitad del azúcar poco a poco. Cuando  vayan cogiendo más consistencia, subimos la velocidad de la batidora al máximo, y terminamos de añadir el azúcar y el vinagre. Cuando se formen picos firmes, paramos de batir.
  2. Tamizamos el cacao junto con la maicena y mezclamos con una espátula, con movimientos envolventes.
  3. En un papel de horno, con ayuda de un plato grande y un lápiz, marcamos una circunferencia en el centro del papel.
  4. Volcamos las claras montadas en la marca que hemos hecho, y vamos expandiendo la mezcla, sin salirnos de la circunferencia, haciendo forma de nido.
  5. Ponemos en el horno durante hora y media. Pasado este tiempo, apagamos el horno y dejamos enfriar por completo con la puerta entreabierta.Mientras tanto montamos la nata y dejamos en la nevera.
  6. Retiramos la Pavlova del  horno y cuando ha enfriado ponemos la nata, y la decoramos con los frutos rojos o las frutas que hayamos elegido.